PRINCIPALES NOVEDADES TRIBUTARIAS INTRODUCIDAS POR EL REAL DECRETO 596/2016, DE 2 DE DICIEMBRE, PARA LA MODERNIZACIÓN, MEJORA E IMPULSO DEL USO DE MEDIOS ELECTRÓNICOS EN LA GESTIÓN DEL IMPUESTO SOBRE EL VALOR AÑADIDO.

PRINCIPALES NOVEDADES TRIBUTARIAS INTRODUCIDAS POR EL REAL DECRETO 596/2016, DE 2 DE DICIEMBRE, PARA LA MODERNIZACIÓN, MEJORA E IMPULSO DEL USO DE MEDIOS ELECTRÓNICOS EN LA GESTIÓN DEL IMPUESTO SOBRE EL VALOR AÑADIDO.

El pasado 2 de diciembre, el Consejo de Ministros aprobó mediante real decreto un paquete de medidas tributarias encaminadas a la prevención del fraude tributario que incluye una serie de modificaciones del Reglamento del IVA.

Concretamente, entre las medidas del paquete fiscal relativas al IVA, se pone en marcha, con efectos desde el 1 de julio de 2017, el denominado sistema de información inmediata (SII). El SII se configura como un nuevo sistema de gestión del IVA que será de aplicación obligatoria para las empresas que se encuentren en régimen de devolución mensual (Redeme), para aquellas grandes empresas cuya facturación anual supere los seis millones de euros y para los grupos de IVA.

El nuevo sistema consiste en la llevanza de los libros registro del Impuesto a través de la página de la AEAT, mediante el suministro por vía telemática de toda la información correspondiente a las facturas emitidas y recibidas en el plazo máximo de cuatro días, si bien este plazo se ampliará hasta los ocho días en los primeros seis meses de puesta en funcionamiento del sistema (excluidos sábados, domingos y festivos nacionales). El plazo referido contará desde la expedición en el caso de las facturas emitidas, mientras que será desde la fecha del registro contable para el caso de las facturas recibidas. Los libros registro a los que abarca la obligación de suministro electrónico son el de facturas expedidas, facturas recibidas, bienes de inversión y de determinadas operaciones intracomunitarias.

En consecuencia, en virtud del SII, las empresas obligadas al mismo tendrán que facilitar los datos de las facturas emitidas y recibidas e identificar a los emisores y receptores, si bien también deberán proporcionar datos que actualmente no se manifiestan en las declaraciones, tales como el número de DUA o los números de registro de las facturas

Este cambio implicará la eliminación de las obligaciones informativas (Modelos 347, 340 y 390) y la ampliación del plazo de presentación de las autoliquidaciones a los primeros 30 días naturales del mes siguiente al periodo de liquidación mensual.

En la práctica, este sistema conllevará más obligaciones para las empresas, pudiendo citar, entre otras, la adaptación de los sistemas informáticos, la mayor frecuencia en el cumplimiento de sus obligaciones tributarias, con la consiguiente necesidad de dotación de recursos, y la multiplicidad de comunicaciones o declaraciones que se realizarán a Hacienda que, muy probablemente, multiplicará los errores y, con ello, las subsanaciones, desembocando de nuevo en la necesidad de mayores recursos en las empresas. En definitiva y como primer paso, las empresas obligadas tendrán que implementar en los próximos meses el nuevo sistema, con los consiguientes costes que le mismo supondrá.

/ Noticias

Share the Post

About the Author

Comments

Comments are closed.